Mujeres adultas y anorexia

by anorexia bulimia on 21/04/2014

in Anorexia,Anorexia & Bulimia,Bulimia

 

Mujeres adultas y anorexia

Las exigencias de la vida actual conllevan presiones para tener que verse bien a pesar de la edad

sanjuan8.com

Gracias al “mandato social” de verse siempre jóvenes y hermosas, muchas mujeres de 40 o más años pueden caer en trastornos de alimentación como la anorexia y la bulimia.

Cabe señalar que, frecuentemente, estas enfermedades se presentan como una recaída de quienes las padecieron durante su adolescencia o su juventud. Pero hace 2 o 3 décadas estas patologías no se distinguían como “enfermedad”, y muchas veces no resultaba fácil obtener un diagnóstico. En muchos casos, incluso, los médicos opinaban que era un trastorno que sería superado por si mismo luego de la adolescencia.

Pero si bien estos cuadros en general comienzan en la adolescencia, hay casos de mujeres maduras que inician sus desordenes alimentarios en la adultez. A veces esto se debe a una crisis personal, como en el caso de quienes se divorcian, donde la mujer inconscientemente quiere recuperar el “tiempo perdido” y volver a la adolescencia, intentando tener la figura del pasado. Otros momentos que pueden desatar la enfermedad en la adultez femenina son el “síndrome del nido vacio” (es decir, el crecimiento y la independencia de los hijos), o la pérdida de un ser querido, por ejemplo.

También se dan anorexia y bulimia en el caso de mujeres en la edad madura que resultan afectadas por algún tipo de afección en el páncreas o la glándula tiroides, enfermedades crónicas no mortales y metabólicas, como problemas con el páncreas y la tiroides. Además, aunque pasada cierta edad al cuerpo no le favorece una delgadez extrema, hay quienes hacen dietas en forma crónica, y viven preocupadas por el peso y la figura, lo que las lleva a realizar ejercicios excesivos y dieta estricta.

¿Qué puede llevar a una mujer adulta a incurrir en un trastorno de alimentación? Entre las razones está la exigencia cumplir eficientemente todos los roles que hoy la sociedad asigna a las mujeres; ser eficientes amas de casa, buenas madres y parejas, tener éxito en el área laboral, y mantener la buena presencia a cualquier costo. Este nivel de exigencia lleva a que muchas mujeres vivan pendientes de lo que deben ser, más que de lo que desean, poniendo por delante la imagen del éxito que esperan sostener a expensas de su propia salud.

A diferencia de las adolescentes, las mujeres de más de 40 años que padecen bulimia y/o anorexia encaran el problema en forma autónoma, asumiendo la enfermedad y su recuperación, pero aún así , resulta imprescindible tener el apoyo de sus familias para encarar cualquier tratamiento.

Y todo el proceso puede obtener mejores resultados si tanto la paciente como el médico trabajan sobre las causas de la enfermedad y no sobre las consecuencias. Para esto es fundamental elegir a un profesional idóneo, y concurrir a grupos de autoayuda, para tener un marco de comprensión y contención entre pares.

Fuente: Dra. Mabel Bello (Matrícula: 36.440.), Directora Médica de ALUBA (www.aluba.org.ar)y ABINT (Centros de atención integral de Anorexia Nerviosa y Bulimia).

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Anorexia y Bulimia afectan a la cavidad bucal

cronica.com.mx

Sabemos que la anorexia y la bulimia son trastornos de tipo psicológico, alimenticio, social y cultural, generadas principalmente por los estereotipos de belleza que la publicidad a creado acerca de la apariencia física, principalmente de las mujeres; en donde se les dice a las jovencitas que deben ser sumamente delgadas para verse bien y ser aceptadas socialmente, comentó la Dra María Dolores González Sánchez, del business & therapy center.

El aspecto dental es muy importante ya que en muchas ocasiones podemos detectar signos y síntomas de éstos padecimientos debido a los cambios dentales característicos que presentan este tipo de pacientes como son:

· Erosión o fuertes descalcificaciones del esmalte dental.

· Mal aliento provocado por los constantes vómitos.

· Caries

· Hipersensibilidad

· Lesiones de tejidos blandos

· Sialodenitis (inflamación bacteriana de las glándulas salivales )

· Lengua saburral ( de coloración blanca o amarilla ) debido a los restos de alimento, bacterias y células muertas.

Estos problemas dentales y bucales no ponen en riesgo la vida del paciente pero son datos importantes que nos sirven para detectar a tiempo y enviar al paciente para su tratamiento: médico, dental, psicológico y de nutrición a fin de rehabilitar al paciente y evitar la pérdida de su vida producida por otro tipo de alteraciones que la bulimia o la anorexia produce en su organismo.

Todos estos signos y síntomas son producidos por los constantes vómitos; recordemos en el estómago se encuentran los jugos gástricos que no es otra cosa que el ácido clorhídrico y enzimas encargados de desintegrar los alimentos consumidos para poder digerirlos. los jugos gástricos salen con el vómito por eso los dientes al estar constantemente en contacto con los ácidos se van deteriorando.

El tratamiento dental es:

· Eliminación de caries

· Control de la gingivitis

· Control de enfermedades parodontales.

· Si existe estrés utilizar una guarda oclusal que impida el desgaste de los dientes por frotamiento.

· Aplicaciones periódicas de flúor.

· Indicaciones para el paciente:

· Evitar pastas abrasivas

· Evitar cepillarse los diente inmediatamente después de   vomitar.

· Utilizar cepillos suaves

· Evitar alimentos y bebidas ácidas.

· Para neutralizar los ácidos de la boca utilizar pastillas antiácidas sin azúcar.

 

{ Comments on this entry are closed }

.

Relacionada la anorexia con embarazos no planeados

Según los investigadores, las pacientes podrían suponer, erróneamente, que no pueden concebir

Un estudio de mujeres noruegas ha hallado que las mujeres que tienen anorexia nerviosa tienen muchas más probabilidades de embarazos no planeados y abortos que las mujeres que no tienen este trastorno alimentario.

Esto podría deberse a la creencia errada de que las mujeres que tienen anorexia no pueden quedar embarazadas por amenorrea o menstruación irregular, señaló Cynthia M. Bulik, autora líder del estudio y directora de programa de trastornos del sueño de la Universidad de Carolina del Norte (UNC).

“La anorexia no es un buen anticonceptivo. Simplemente no estar menstruando o tener menstruación irregular no significa que no haya riesgo de quedar embarazada”, señaló en un comunicado de prensa de la UNC.

Bulik y sus colegas analizaron datos sobre 62,060 mujeres que participaron en el Estudio de cohortes de madres e hijos noruegos e identificaron a 62 que informaron tener anorexia nerviosa. Se informó sobre embarazos no planeados en 50 por ciento de las mujeres que tenían anorexia y 18.9 por ciento de las demás mujeres.

El estudio también halló que 24.2 por ciento de las mujeres que tienen anorexia asegura que ha tenido un aborto, frente a 14.6 por ciento de las demás mujeres.

Los hallazgos aparecen en la edición de noviembre de la revista Obstetrics and Gynecology.

Los médicos y otros proveedores de atención de la salud “necesitan asegurarse de hablar sobre sexualidad y anticoncepción con la misma claridad con las pacientes de anorexia que con otras mujeres y niñas”, aseguró Bulik.

Artículo por HealthDay

info7.com.mx

.

{ Comments on this entry are closed }

 

Adolescentes con anorexia evolucionan bien sin internación

Aunque no es un enfoque terapéutico común en muchos países, los investigadores hallaron que a las participantes de un programa terapéutico de día no les iba peor que a aquellas que permanecieron internadas durante meses.

terra.cl

Un equipo de Alemania observó que las adolescentes con anorexia nerviosa pueden recibir tratamiento ambulatorio de manera segura.

Aunque no es un enfoque terapéutico común en muchos países, los investigadores hallaron que a las participantes de un programa terapéutico de día no les iba peor que a aquellas que permanecieron internadas durante meses.

“Tengo mucha experiencia con adolescentes y trabajo con pacientes anoréxicos desde hace 20 años. Cuando los vuelvo a ver tiempo después, me dicen que perdieron su juventud en el hospital”, comentó la autora principal, doctora Beate Herpertz-Dahlmann, directora del Departamento de Psiquiatría Infantil y Adolescente de la Universidad Técnica de Aquisgrán, en Alemania.

En la revista médica The Lancet, el equipo de Herpertz-Dahlmann publica que el tratamiento ambulatorio recibió críticas por la elevada tasa de reinternaciones y poca recuperación del peso corporal.

Pero lo mismo ocurrió con el tratamiento con internación, que, además, es más costoso.

Los autores convocaron a 172 adolescentes de entre 11 y 18 años con anorexia moderada a grave que concurrieron a uno de seis hospitales de Alemania entre febrero del 2007 y abril del 2010.

Su peso estaba por debajo del 98 por ciento del peso de la mayoría de las adolescentes de su edad.

Luego de tres semanas de tratamiento en el hospital, el equipo las organizó al azar en dos grupos: 87 recibieron un tratamiento ambulatorio y el resto continuó el tratamiento con internación. A ambos grupos se les administraron las mismas terapias.

Las pacientes estuvieron bajo tratamiento hasta mantener el peso meta durante dos semanas, lo que demoró 15 semanas con internación y 17 semanas sin internación.

A los 12 meses, el peso corporal de ambos grupos había mejorado (estaba por debajo del 83 por ciento del valor promedio para la edad). Pero con el tratamiento ambulatorio se obtuvieron mejores resultados en los test de salud mental.

Además, el programa sin internación costó un 20 por ciento menos que la versión con internación.

“Es más económico que el otro y no es tan malo para los pacientes”, dijo Herpertz-Dahlmann.

Para Kamryn Eddy, que no participó del estudio, el análisis de costos tendría otro resultado en Estados Unidos, donde el tratamiento con internación suele ser mucho más costoso.

Eddy, codirectora del Programa de Investigación y Atención de los Trastornos Alimentarios del Hospital General de Massachusetts y profesora asistente de psicología de la Facultad de Medicina de Harvard, recomendó no aplicar los resultados a todos los tratamientos ambulatorios de la anorexia.

“Existe una gran variedad de programas con y sin internación en el mundo. Sus metas varían. Es muy importante no generalizar los nuevos resultados”, manifestó Eddy.

{ Comments on this entry are closed }

.

Instan a una mejor evaluación preventiva de las autolesiones en los adolescentes

Experta señala que no todos los niños que se provocan cortadas o quemaduras a sí mismos encajan en el ‘perfil clásico’

Los médicos con frecuencia no hacen evaluación preventiva de sus pacientes adolescentes de trastornos alimentarios en búsqueda de evidencia de daño físico autoinfligido en la forma de cortadas o quemaduras, según revela una investigación reciente.

La observación proviene de un trabajo llevado a cabo por investigadores de la Facultad de medicina de la Universidad de Stanford y del Hospital Pediátrico Lucile Packard de Palo Alto, California.

El equipo, bajo la dirección de la Dra. Rebecka Peebles (que realizó el estudio mientras era profesora de pediatría de la Stanford), publicó sus hallazgos en la edición en línea del 28 de septiembre de la revista Journal of Adolescent Health.

Peebles y sus colegas anotaron que los trastornos alimentarios que se encuentran por lo general en adolescentes, como bulimia y anorexia, con frecuencia se asocian con un mayor riesgo de lesiones autoinfligidas. Peebles comentó en un comunicado de prensa de la Stanford que con frecuencia esto surge de la necesidad del paciente afligido de intentar “sentir dolor”.

“Los pacientes describen una sensación de alivio que surge de cortarse o quemarse”, explicó. “Se cortan con cuchillas o tijeras. A veces, incluso hemos tenido niños que usan la punta de un clip para hacerse agujeros. Para quemarse, calientan un objeto de metal y lo aprietan contra la piel, o usan cigarrillos”.

Investigaciones anteriores han indicado que entre el trece y el cuarenta por ciento de todos los adolescentes estadounidenses llevan a cabo algún tipo de autolesión. La práctica también se relaciona con un mayor riesgo de suicidio, anotaron los autores del estudio.

Para determinar la frecuencia con que esto sucede y la forma cómo los médicos pueden evaluar la asociación de forma proactiva, los investigadores se enfocaron en los expedientes médicos de 1,432 pacientes de diez a 21 años de edad, que habían buscado tratamiento por un trastorno alimentario en el Programa Integral de Trastornos Alimentarios del Hospital Pediátrico Packard entre 1997 y 2008.

Más del 90 por ciento de los pacientes era de sexo femenino, tres cuartas partes eran blancos, y la edad promedio era de quince años, citaron los investigadores.

Se encontró que casi el 41 por ciento de los pacientes realizaba algún tipo de autolesión intencional. Más del 85 por ciento de las veces, dichas autolesiones fueron en forma de cortadas. Pero a pesar de la alta prevalencia, el personal del hospital preguntó a apenas alrededor de la mitad de los pacientes si se habían hecho daño a propósito.

Los que fueron interrogados tendían a encajar en el perfil clásico: eran chicas, de más edad, blancos, y tenían un diagnóstico de bulimia y/o abuso de sustancias de algún tipo.

Peebles planteó que “la pregunta es si estamos pasando por alto a otros niños que no encajan con el perfil. Es uno de los motivos de que quisiéramos evaluar esto. Si uno atiende a un inocente niño de doce años, ni siquiera se plantea preguntarle sobre conducta de autolesión. Necesitamos mejorar mucho en la evaluación preventiva universal”.

El estudio apuntó a que de hecho una evaluación universal podría alterar el mal llamado perfil clásico que los autores observaron, al incluir pacientes cuya vulnerabilidad a las autolesiones generalmente no se sospecha.

Ahora, el hospital tiene una política de preguntar a todos los nuevos pacientes sobre la autolesión de forma proactiva.

“Le preguntamos al 97 por ciento de los niños a partir de los doce años si fuman cigarrillos”, añadió Peebles. “Necesitamos llegar a ese punto con la evaluación de la conducta de autolesión”.

healthfinder.gov

.

{ Comments on this entry are closed }

La culpa es de facebook

by anorexia bulimia on 29/12/2013

in Anorexia,Anorexia & Bulimia,Bulimia

 

La culpa es de facebook

Un estudio demuestra cómo las redes sociales contribuyen a los trastornos alimentarios en los jóvenes

abc.es.-S. GUTIÉRREZ

Las redes sociales, en especial Facebook, puede contribuir en la promoción de los trastornos de la conducta alimentaria, como la anorexia o la bulimia. Así lo asegura una investigación realizada en la Universidad de Washington DC, en EE.UU. tras analizar los comportamientos de 130 adolescentes en esta red social y su opinión sobre suy propia imagene corporal.

Los resultados que han sido publicados en Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking, apuntan no a la red social en sí, sino al uso que se hacen de las fotos que sus usuarios publican en Facebook. En concreto, los investigadores vieron que el tipo de información que demandaban, así como el tiempo que usaban la reda social se relacuonaba directamente en cómo se sentían ellas físicamente.

En entrevistas de 20-30 minutos los investigadores les preguntaban sobre su uso de Facebook: se usaban la herramienta de «crear un evento», usaban el «chat» o preferían decantarse por ver «imágenes o fotos». Y los expertos vieron que aquellas que pasaban la mayor parte del tiempo en Facebook con actividades relacionadas con la fotografía eran más propensas a expresar un ideal de delgadez, estar insatisfechas con su peso o buscar información sobre dietas o productos para adelgazar.

Campañas de prevención

Aunque los investigadores recnocen que con esta metodología no han podido determinar si las adolescentes ya tenían problemas de autoestima con su aspecto o no, sin embargo los autores del trabajo, Evelyn P. Meier and James Gray, especulan con la posibilidad de que, al igual que el modelo de belleza que se propone desde muchas revistas o camapañas de publicidad, las imágenes que están en Facebook pueden influir la forma en la que las adolescentes se ven a sí mismas. De hecho, los expertos creen que estas imágenes pueden actuar de germen para un trastorno de la conducta alimentaria y exacerbar la forma en la que las chicas aplican los ideales de apariencia social sociales a ellas mismas. «El tipo de foto compartida en Facebook puede acelerar este proceso», sostienen .

Dada la conexión que existe entre los trastornos alimentarios y la distorsión y la insatisfacción de la imagen corporal, los investigadores subrayan que resulta importante identificar qué factores contribuyen especialmente en este grupo particularmente vulnerable. «Mediante la identificación de dichos factores podemos avanzar hacia el diseño de programas de prevención de los trastonos de la conducta alimentaria más eficaces», apuntan los investigadores en su trabajo. Y así piensa también dijo Brenda K. Wiederhold, editora de la revista: «vale la pena analizar la influencia de las fotos de Facebook como un contribuyente potencial a dietas no saludables».

{ Comments on this entry are closed }

.

Los adolescentes anoréxicos pueden beneficiarse del tratamiento para toda la familia

En lugar de culpar a los padres, estos expertos los implican en el proceso de recuperación

Por Amanda Gardner

El tratamiento de adolescentes anoréxicos basado en la familia podría ser más eficaz a largo plazo que la terapia individual, halla un estudio reciente.

“La terapia familiar ha formado parte del conjunto de tratamientos para la anorexia nerviosa durante casi 40 años, pero esta forma específica ha evolucionado como tratamiento eficaz probablemente durante los últimos diez años”, apuntó el Dr. James Lock, autor principal de un estudio que aparece en la edición de octubre de Archives of General Psychiatry. “Sin embargo, éste es el primer estudio que compara realmente este tratamiento con un tratamiento activo”.

La anorexia nerviosa, un trastorno de la alimentación que es más común entre las chicas adolescentes, puede afectar el crecimiento, retrasar la pubertad y reducir la masa ósea máxima. Casi el 6 por ciento de las personas anoréxicas muere por insuficiencia cardiaca o a causa del suicidio cada década, escriben los autores.

“El tratamiento familiar se ofrece en centros especializados, pero no está disponible generalmente en la mayoría de las comunidades”, señaló Lock, profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento de la Facultad de medicina de la Universidad de Stanford. “Este sería un argumento para mejorar [su] disponibilidad y capacitar a la gente para que puedan llevarla a cabo”.

El modelo de terapia familiar usado en este ensayo involucra a la familia en el tratamiento en lugar de simplemente culpar a los padres por el trastorno.

“La tradición en gran parte de la salud mental moderna ha consistido en culpar o responsabilizar a los padres de algún modo, y que para el tratamiento había que separar al paciente de la unidad familiar que lo causaba”, señaló el Dr. Richard E. Kreipe, director médico del Programa de Trastornos Alimenticios para Niños y Adolescentes del Hospital Infantil Golisano del Centro Médico de la Universidad de Rochester.

Pero los profesionales se están alejando de ese modelo.

“La idea aquí es que el trastorno es incapacitante y confuso tanto para el paciente como para su familia, y que la familia realmente necesita aprender cómo ayudar a resolver directamente el problema alimenticio y de exceso de ejercicio de su hijo, y encontrar soluciones en casa”, explicó Lock, que también es director de psiquiatría del Programa Integral de Trastornos Alimenticios de Hospital Infantil Lucile Packard de la Universidad de Stanford.

“Se centra en el comportamiento. En el proceso. Plantea absolutamente que las familias, hasta donde sabemos, no son la causa”, señaló Lock.

La terapia familiar explorada en este estudio se centró en los padres que ayudaban de manera activa a sus hijos a aprender a comer y aumentar de peso, y luego daba más autonomía a los pacientes a medida que mejoraba su funcionamiento.

Aquí, 121 adolescentes, en su mayoría chicas, se asignaron de manera aleatoria para recibir una terapia familiar o individual. Sus edades oscilaban entre los 12 y 18 años.

Ambos grupos recibieron 24 horas de tratamiento profesional a lo largo de un año. Los seguimientos se programaron a los seis y doce meses después de finalizar el tratamiento.

Al terminar el tratamiento, ambos grupos tuvieron las mismas tasas de remisión completa, que se definió como alcanzar un peso normal o casi normal y mostrar un número medio de síntomas.

Pero se empezaron a notar diferencias a los seis y doce meses.

A los seis meses, el 40 por ciento de los que seguían el tratamiento familiar habían logrado la remisión completa, en comparación con el 18 por ciento de los que recibían la terapia individual. Al año, las cifras fueron de 49 y 23 por ciento, respectivamente.

“La anorexia nerviosa es muy difícil de tratar, pero lo importante es que los datos son cada vez más claros en cuanto a que los resultados a largo plazo, sobre todo si los pacientes inician el tratamiento en una etapa temprana, son muy positivos”, apuntó Kreipe, que también es director médico del Centro de Atención Integral para Trastornos Alimenticios del Oeste de Nueva York y ex presidente de la Society of Adolescent Health & Medicine.

“Lograríamos mejores resultados si definiéramos la anorexia como una enfermedad del desarrollo y no como una enfermedad mental”, agregó Kreipe. “Tiene que ver con ser adolescente, [y] con problemas de autonomía, control y control físico mientras se pasa por la pubertad. Sí, tiene un elemento mental, pero también un elemento biológico y uno psicológico”.

healthfinder.gov

.

{ Comments on this entry are closed }

4 datos que no conocías de la anorexia

by anorexia bulimia on 25/10/2013

in Anorexia

 

4 datos que no conocías de la anorexia

Correo del orinoco / De acuerdo con el Colegio Real de Médicos Generales del Reino Unido, los trastornos alimentarios entre los varones han aumentado tanto que incluso se ha creado un nuevo término para describir la anorexia que afecta a los hombres: manorexia

entornointeligente.com

Seguir un estereotipo “imposible” de alcanzar, presión social, moda, problemas emocionales o por ser aceptados, son algunos de los factores que influyen en que una persona desarrolle un trastorno alimenticio como la anorexia. Una enfermedad que no es exclusiva de mujeres.

De acuerdo con el Colegio Real de Médicos Generales (RCGP) del Reino Unido, los trastornos alimentarios entre los varones han aumentado tanto que incluso se ha creado un nuevo término para describir la anorexia —una de estas enfermedades— que afecta a los hombres: manorexia.

Esto se debe a que la mayoría piensa que es una enfermedad solo de mujeres y muy pocos hombres buscan ayuda especializada. Y cuando se busca esta ayuda, es más probable que a un varón se le pronostique depresión a que reciba un diagnóstico y tratamiento apropiados para el trastorno alimentario.

1. Se mueven como si pesaran. La anorexia afecta la auto−percepción a nivel inconsciente no sólo sobre la imagen que perciben frente al espejo sino su forma de moverse. De acuerdo con un estudio realizado por Anouk Keizer, de la Universidad de Ultrecht en el que un grupo de mujeres tenían que atravesar un marco de puertas se descubrió que mientras que las mujeres sanas comenzaban a ladearse cuando la puerta era 25% más ancha que su cuerpo, las que sufrían anorexia se tornaban desde que la puerta era 40% más ancha que ellas.

2. Daña funciones del cerebro. Francisco Javier Jiménez, médico adscritos al Hospital de especialidades del Centro Médico Nacional de Occidente del IMSS, señala que el cerebro requiere nutrientes y lípidos para un adecuado funcionamiento y quienes padecen anorexia, debido a sus repercusiones tienen entre sus repercusiones atrofia cerebral.

3. Nacer en primavera. La anorexia nerviosa es más frecuente entre las personas que nacen en primavera, concretamente entre marzo y junio, según señala un estudio que publicado en la revista British Journal of Psychiatry.

4. La anorexia y la obesidad tienen rasgos comunes. Investigadores de la Universidad de Barcelona descubrieron que quienes sufren desórdenes alimenticios como la anorexia nerviosa y la obesidad pueden compartir ciertas correlaciones neurobiológicas relacionadas con las vías de recompensa y los circuitos neuronales vinculados a la comida. Ambos tienen una falta de control en sus decisiones y acciones frente a los alimentos.

Recuerda, antes de iniciar una dieta es preferible que acudas con un experto de la salud. Para qué sea éste el que te ayude a seleccionar la dieta más adecuada para ti. ¡Tu salud está en tus manos!

Publicaciones sobre cuidados de la salud

{ Comments on this entry are closed }

Estadisticas

Productos Herbal Life en Peru .