.

Nos trasladamos a http://anorexia-bulimia-7.blogspot.com/

.

{ Comments on this entry are closed }

.

Anorexia y bulimia pueden ser causa de enfermedades mentales

Mauricio Hernández Ch.

La Paz, Baja California Sur.- La Secretaría de Salud indicó que los trastornos de la conducta alimentaria, como son la anorexia, bulimia y la glotonería, son factores que pueden provocar enfermedades mentales crónicas, las cuales a su vez no sólo obstaculizan el desarrollo de la persona, sino que también pueden conducir al suicidio o a otras adicciones.

Estos trastornos son igual de graves que las enfermedades mentales o crónicas degenerativas, mismas que causan hasta un 10 % de las muertes prematuras y de acuerdo a las estimaciones que se tienen, en el 2012 representarán una carga financiera de 100 mil millones de pesos.

De esta cantidad 60 mil millones corresponden a gastos médicos directos.

Se sabe que en su grado máximo la depresión puede llevar a los jóvenes al suicidio además de que tiene otras consecuencias como es el beber alcohol o consumir drogas ilícitas.

Estos trastornos en el país afectan a niños, adolescentes y jóvenes, sobre todo a las mujeres, quienes presentan problemas de obesidad o quienes tratan de adelgazar con procedimientos radicales.

Del 0.3 al 1 % de las adolescentes presentan anorexia y del 1 al 3 % bulimia, además de que el 3 % de alumnos tanto mujeres como hombres, consumen alimentos de manera compulsiva.

Las complicaciones de la anorexia, bulimia o compulsión por la comida, son la pérdida de cabello, detención del crecimiento, desarrollo de osteoporosis, problemas dentales, sangrado gastrointestinal, parálisis intestinal, alteraciones electrolíticas, deshidratación, baja del potasio, hiponatremia, e incluso el paro cardiaco y la muerte.

Para ello finalmente, se indicó, es necesario que el enfermo reciba un tratamiento integral y adecuado, sobre todo porque el tiempo de recuperación es prolongado.

 

.

{ Comments on this entry are closed }

.

La anorexia no es un ‘juego’ de niños

La anorexia en los menores se ha convertido en una nueva amenaza para su salud.

JUAN MANUEL MUÑOZ CIFUENTES – LA NACIÓN, NEIVA

Uno de los problemas que en la actualidad afecta a la población infantil es la anorexia. Este trastorno alimentario en los menores se ha convertido en una nueva amenaza para su salud. Además de la varicela, el sarampión y las paperas, entre otras dolencias, los padres de familia tienen otro motivo para preocuparse por la integridad de sus pequeños.

Pese a que en el departamento se desconocen las cifras que dan cuenta sobre esta afectación en menores de edad, la sicóloga Jeniffer Paola Mora Vargas manifestó que este mal comportamiento lo vienen adquiriendo los niños, cada día más, debido, especialmente a la influencia de los medios masivos de comunicación.
“Desafortunadamente para los pequeños ese es el boom. Vemos como los medios promocionan la belleza como sinónimo de extrema delgadez. Esta concepción de ser bonito es asimilada como válida por los menores, sobre todo en estos tiempos en los que la televisión se ha convertido en una compañía importante para ellos”, dijo.
La sicóloga agregó que si bien la anorexia afecta de igual manera a niños y niñas, son estas últimas las más propensas a experimentar este desorden en los hábitos de alimentación.
“Por ello es importante que los padres estén preparados para detectarla y así iniciar el trabajo conjunto con los especialistas a fin de superar la enfermedad”.

Causas

De acuerdo con la especialista, las posibles causas de la anorexia en los niños son, en primera instancia, los hábitos alimentarios incorrectos durante la primera infancia, así como la falta de horarios y rutina alrededor de la comida, en la que ésta debe ser el centro de atención.
También la facilita que el espacio dispuesto para recibir los alimentos sea desagradable o no sea el indicado.
“Comer mientras se ve televisión, por ejemplo; en la cama o en otro lugar no adecuado. Para recibir los alimentos está el comedor”.
Las discusiones familiares recurrentes también pueden incidir en que el menor quiera dejar de comer.
De igual forma lo hacen los mensajes publicitarios “equivocados o erróneos”, en los cuales se relaciona directamente un cuerpo delgado con la perfección y aceptación.
“Es lo que comentaba anteriormente. Nos presentan modelos de muy bajo peso como iconos de belleza. Además que en los medios se insiste sobre el tema”.

Consecuencias

Sus consecuencias pueden ser leves y severas. Van desde caries, hasta arritmias cardiacas que ponen en peligro la vida. También puede haber daño de la glándula tiroides, la cual podría ser irreversible ya que controla muchas funciones del cuerpo. Puede haber una deshidratación tan severa que lleve al shock, lo cual sería otra causa importante de muerte por anorexia.
“Es imprescindible recordar que muchas personas mueren anualmente por anorexia y que esta es una enfermedad posible de prevenir y tratar. Por ello es importante estar atentos si la inapetencia en los niños se reitera habitualmente y si afecta a su curva de peso y talla para su edad y por ende, a su desarrollo general”, dijo la sicóloga.

¿Qué hacer?

La sicóloga Jeniffer Paola Mora Vargas dijo que cuando el menor presente síntomas de anorexia, lo indicado es llevarlo al médico para determinar si la falta de apetito se debe a problemas fisiológicos o sicológicos.
“Cuando el médico, gastroenterólogo o especialista a cargo dice que no hay problemas, sí se puede hablar de anorexia y ya se tiene que trabajar, en conjunto entre sicólogo y siquiatra”.

Tratamiento

El tratamiento de la anorexia consiste en la reeducación de los hábitos alimentarios del niño y la consulta a un médico especialista.
El tratamiento más duradero y efectivo para los trastornos de la conducta alimentaria es la sicoterapia con atención médica nutricional. Este tratamiento debe ser individualizado y variar de acuerdo a la severidad del desorden y de los problemas particulares, necesidades y capacidades del paciente y su familia. El tratamiento típico está básicamente dirigido al paciente pero también incluyen de grupo y de familia. La hospitalización se recomienda cuando el trastorno ha causado problemas físicos que pueden poner en peligro la vida del menor.
El tratamiento específico es psicológico, es decir, tratar la raíz del problema, ya que el tratamiento médico consiste en la atención de las complicaciones.
“Nuestros hijos deben ser lo primordial, independientemente del trabajo. Debemos organizarnos como padres y tener itinerarios, saber qué es lo que están haciendo los niños. En el caso que los dejemos con cuidadores saber si el niño está comiendo adecuadamente. Y no olviden, si se están presentando estos comportamientos llévenlos al médico”, concluyó la sicóloga.

 

.

{ Comments on this entry are closed }

 

Alertan de que las tallas xxxs inducen a anorexia y bulimia

eleconomista.es

La Asociación contra la Anorexia y la Bulimia (ACAB) alertó este martes de que la creación de tallas de ropa cada vez más pequeñas induce a trastornos alimentarios, como anorexia y bulimia, y hace que personas con un peso “normal” quieran adelgazar más.

Así lo indicó la directora de la asociación, Marta Voltas, tras conocerse la noticia de que la firma de ropa J.Crew, en Estados Unidos (EEUU), ha estrenado una nueva talla XXXS.

Voltas aseguró que la creación de tallas tan pequeñas es perjudicial para la salud de la población, porque socialmente la delgadez es sinónimo de éxito, belleza y aceptación social.

Asimismo, denunció que lo que quieren las grandes marcas con la creación de estas “minúsculas” tallas es llegar a un público, generalmente femenino y joven, que quiere tallas por debajo de la 38.

En este sentido, la ACAB exige una pacto de autorregulación entre fabricantes y la industria de la moda para crear un sistema homogéneo de tallas, porque pese a haberse propugnado ya en el año 2006, “aún no se ha formalizado”.
 

{ Comments on this entry are closed }

 

Niñas de nueve años ya sufren bulimia y anorexia

pulsoslp.com.mx.-Magui López

Ciudad Valles.- Desde los 9 años, las niñas ya han presentado problemas de anorexia y bulimia, mientras que los jóvenes a partir de los 15 años ya son adictos a los anabólicos, problemas que pueden causar la muerte, señaló Martha Lucía Zetina Flores, coordinadora del área de Salud Reproductiva del Sector Salud.

Aunque explicó que no se tiene un registro de cuántos casos se presentan en la región, ya que la mayoría de estas enfermedades son ocultadas, debido a que todo se maneja por cuestión de vanidad y los propios padres piensan que no pasa nada, hay casos de niñas que ya presentan una sintomatología.

Refirió que una de las señales más comunes para detectarla es la percepción que se tiene de la imagen, “son niñas que no están muy gorditas, pero se sienten que tienen sobrepeso, que se autocritican y que están todo el tiempo buscando información para bajar de peso o que están comiendo todo el tiempo y están vomitando”, dijo.

“Es algo importante que los padres estén al pendiente de las actitudes, de que a la hora de comer se salen, dicen que ya comieron, que siempre traen dolor de estómago, que todo les cae mal, se está ante una bulimia y anorexia”, agregó.

Incluso mencionó que hay niñas que han llegado a tomar laxantes para estar constantemente en el baño para no subir de peso, o en el consumo de diuréticos para vomitar, provocando con ello problemas de anemia y con ello la descalcificación de los huesos, y el sangrado del tubo digestivo que puede provocar la muerte.

Informó que los casos que se han detectado han sido a partir de los 9 y 10 años, siendo la principal causa la mercadotecnia y la publicidad que han provocado que desde muy pequeñas tengan la necesidad de estar muy delgadas por seguir una imagen.

Y en contraparte informó que mientras las mujeres buscan estar más delgadas, algunos jóvenes a partir de los 15 años ya están consumiendo en exceso anabólicos, lo que también les puede provocar la muerte en corto tiempo.

“Es muy grave, ya que altera el metabolismo y puede causar un infarto en los jóvenes, puede haber una alteración hormonal”, explicó.

{ Comments on this entry are closed }

.

Los dibujos de uno mismo podrían revelar trastornos alimentarios ocultos

Investigadores afirman que las mujeres que sufren de anorexia o bulimia tienden a dibujar sus cuerpos de forma distinta

La forma en que las mujeres se dibujan a sí mismas podría ayudar a revelar si sufren de un trastorno alimentario, sugiere una investigación.

Encontraron que las mujeres con anorexia o bulimia se dibujaban a sí mismas con características distintas que las mujeres sin los trastornos alimentarios.

El estudio de investigadores israelíes participaron 36 mujeres anoréxicas o bulímicas y 40 mujeres que no lo eran, la mitad con sobrepeso y la mitad con peso normal. Se pidió a las mujeres que se dibujaran a sí mismas. Los investigadores encontraron varias diferencias entre los grupos en cuatro áreas.

* Las mujeres anoréxicas o bulímicas tendían a dibujarse con un cuello de mayor tamaño, un cuello desconectado o sin cuello.
* La boca estaba más enfatizada en las mujeres con anorexia o bulimia.
* La representación de unas caderas más anchas fue más común entre las participantes con trastornos alimentarios.
* Las mujeres con anorexia o bulimia tendían a dibujar imágenes sin pies o con pies desconectados.

Los investigadores también encontraron que entre las mujeres con trastornos alimentarios, las que tenían anorexia eran más propensas que las que sufrían de bulimia a omitir los senos de los dibujos, a trazar líneas corporales menos definidas y a dibujar figuras más pequeñas en relación con el tamaño de la página.

El estudio, que aparece en la revista Arts in Psychotherapy, muestra que “a las mujeres que sufren o tienden al desarrollo de trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia se les puede diagnosticar una evaluación mediante un dibujo de la propia figura sencillo y poco intrusivo”, afirmó en un comunicado de prensa de la Universidad de Haifa la coautora Rachel Lev-Wiesel, directora de la Facultad de postgrado en terapias artísticas creativas de la universidad.

“Las mujeres que sufren de trastornos alimentarios por lo general tienden a esconder su afección, incluso de sus terapeutas profesionales”, explicó. “Con frecuencia les es difícil hablar sobre sus problemas, así que una herramienta no verbal y no intrusiva como una sencilla solicitud de un dibujo sobre su propia figura pueden convertirse en una herramienta importante en la terapia artística creativa”.

healthfinder.gov

.

{ Comments on this entry are closed }

.

El desamparo social y la culpabilidad hunden a las familias de jóvenes anoréxicas

“Necesitamos no sentirnos tan sumamente mal como nos sentimos”, señala la presidenta de ADANER

La bulimia y la anorexia son dos enfermedades que dependen de un mismo trastorno, el alimentario, que para ser bien tratado necesita de un equipo multidisciplinar, así como del apoyo de la familia, la cual se ve desamparada, socialmente, precisamente por la falta de unidades específicas; y, personalmente, por el sentimiento de culpabilidad que genera.

Esta situación lleva muchas veces a destruir familias enteras, e incluso, al suicidio de madres que ven como no han podido hacer nada para que la enfermedad no acabe con la vida de su hija o hijo. Este ha sido el caso de la madre de Isabelle Caro, la joven modelo anoréxica del fotógrafo Oliviero Toscanni muerta el mes pasado tras años de luchar contra la enfermedad.

“La entiendo perfectamente, depende del caso pero esta mujer estaría al límite”, afirma a Europa Press Juana Martín, presidenta de ADANER, quien recuerda que la enfermedad “deteriora” sobre todo al cuidador y a la familia.

“Existe una cantidad de circunstancias adversas en este tipo de enfermedades, donde las madres y los padres se sienten horriblemente mal, impotentes con la enfermedad, con la enferma, con los tratamientos y con la ley, porque todo está en contra nuestra”, ha añadido.

“Necesitamos no sentirnos tan sumamente mal como nos sentimos”, explica. Y es que, recuerda, la mayoría de estas jóvenes culpan a sus madres de su situación. “Siempre la madre es la culpable de todo. Los enfermos buscan culpables, focalizan la comida y la rabia contenida, el vacío y la frustración que tienen en la madre, que normalmente es la cuidadora”, añade.

Estas jóvenes no solo tienen una imagen irreal de su cuerpo, su mente enferma les hace muchas veces acusar a sus madres de personas posesivas, un cliché que desde ADANER insisten en que es una imagen “alterada” de su la realidad.

“Encima del sufrimiento que llevamos sobre nosotras, es horroroso que nos tachen de posesivas, habrá de todo”, añade, al tiempo que deja ver que la situación real, dependiendo del caso, es que se trata de mujeres que se enfrentan día a día al “deterioro espantoso” y “totalmente destructivo” de sus hijos, con la “impotencia” de no poder ayudar más.

Al respecto, el doctor Luis Rojo, jefe de la sección de la Sección de Psiquiatría del Hospital de la Fe de Valencia y miembro de la Sociedad Española de Psiquiatría, añade que sobre la familia de estas pacientes recae un estigma social importante.

“Se suele trasmitir a los familiares que ellos son, en parte, responsables de los que les sucede a los hijos, lo que genera sentimientos de vergüenza, retracción social, malestar psicológico y sentimientos de culpa”, añade.

Esta situación, explica, podría llevar a los familiares en duelo por el fallecimiento de un hijo a situaciones extremas, sobre todo porque “muchas veces la sociedad cree que esta enfermedad está fomentada por la propia familia, cuando es una enfermedad que se sabe que tiene factores biológicos implicados”.

“DESCULPABILIZARSE”

Y es que para combatir la anorexia y la bulimia es necesario un equipo especializado: psicólogos, psiquiatras, endocrinos, pediatras, nutricionistas y otras especialidades necesarias para el tratamiento a lo largo de la enfermedad. Porque la enfermedad es larga –en la mayoría de los casos se cronifica–, y mortal.

Por ello, desde ADANER piden medios estatales, medios sociales y medios legales que ayuden con los ingresos y los tratamientos, hasta ahora “voluntarios”; asimismo, piden más apoyo para las familias que “no está defendida en ningún caso”.

Ya que, añade, “no tenemos ningún derecho, no tenemos nada, lo único que tenemos es que afrontar la enfermedad, afrontar a la enferma y luchar con todo el mundo”; y recuerda que “muchas veces la familia se ve obligada a hacer cosas que no les gustaría hacer, y, con un dolor terrible, se hacen para ver si reacciona”

“Estamos desamparaos, el enfermo primero que no tiene los sitios, ni los tratamientos adecuados; y la familia mucho más porque carga con todo el peso de la enfermedad, ya que, en ocasiones, hasta se reduce la relación con los hermanos para que no se produzca un contagio, y el sufrimiento llega a extremos incapacitantes”, explica.

Por este motivo, insiste en que “lo más importante para los familiares es desculpabilizarse”, y recuerda que para ésta labor es importante asociarse, ya que, en estos grupos, es donde van a encontrar gente que les entienda, van a mostrarles los recursos disponibles para seguir adelante.

Para Rojo, “la familia se lleva las consecuencias del trastorno de manera importante”. Por este motivo, también destaca el papel de las asociaciones de pacientes que “dan un marco de comprensión a los familiares”. “Dan un marco de comprensión a los padres, allí pueden solventar sus sentimientos de culpa que, por otra parte, son normales”, añade.

Asimismo, concluye que la posición del médico es importante, ya que “damos atención a la familia del paciente, apoyo, comunicación, sostén, información y, cuando hay un problema emocional, evidentemente, se dirige al recurso más útil”.

europapress.es

.

{ Comments on this entry are closed }

Mujeres adultas y anorexia

by anorexia bulimia on 21/04/2014

in Anorexia,Anorexia & Bulimia,Bulimia

 

Mujeres adultas y anorexia

Las exigencias de la vida actual conllevan presiones para tener que verse bien a pesar de la edad

sanjuan8.com

Gracias al “mandato social” de verse siempre jóvenes y hermosas, muchas mujeres de 40 o más años pueden caer en trastornos de alimentación como la anorexia y la bulimia.

Cabe señalar que, frecuentemente, estas enfermedades se presentan como una recaída de quienes las padecieron durante su adolescencia o su juventud. Pero hace 2 o 3 décadas estas patologías no se distinguían como “enfermedad”, y muchas veces no resultaba fácil obtener un diagnóstico. En muchos casos, incluso, los médicos opinaban que era un trastorno que sería superado por si mismo luego de la adolescencia.

Pero si bien estos cuadros en general comienzan en la adolescencia, hay casos de mujeres maduras que inician sus desordenes alimentarios en la adultez. A veces esto se debe a una crisis personal, como en el caso de quienes se divorcian, donde la mujer inconscientemente quiere recuperar el “tiempo perdido” y volver a la adolescencia, intentando tener la figura del pasado. Otros momentos que pueden desatar la enfermedad en la adultez femenina son el “síndrome del nido vacio” (es decir, el crecimiento y la independencia de los hijos), o la pérdida de un ser querido, por ejemplo.

También se dan anorexia y bulimia en el caso de mujeres en la edad madura que resultan afectadas por algún tipo de afección en el páncreas o la glándula tiroides, enfermedades crónicas no mortales y metabólicas, como problemas con el páncreas y la tiroides. Además, aunque pasada cierta edad al cuerpo no le favorece una delgadez extrema, hay quienes hacen dietas en forma crónica, y viven preocupadas por el peso y la figura, lo que las lleva a realizar ejercicios excesivos y dieta estricta.

¿Qué puede llevar a una mujer adulta a incurrir en un trastorno de alimentación? Entre las razones está la exigencia cumplir eficientemente todos los roles que hoy la sociedad asigna a las mujeres; ser eficientes amas de casa, buenas madres y parejas, tener éxito en el área laboral, y mantener la buena presencia a cualquier costo. Este nivel de exigencia lleva a que muchas mujeres vivan pendientes de lo que deben ser, más que de lo que desean, poniendo por delante la imagen del éxito que esperan sostener a expensas de su propia salud.

A diferencia de las adolescentes, las mujeres de más de 40 años que padecen bulimia y/o anorexia encaran el problema en forma autónoma, asumiendo la enfermedad y su recuperación, pero aún así , resulta imprescindible tener el apoyo de sus familias para encarar cualquier tratamiento.

Y todo el proceso puede obtener mejores resultados si tanto la paciente como el médico trabajan sobre las causas de la enfermedad y no sobre las consecuencias. Para esto es fundamental elegir a un profesional idóneo, y concurrir a grupos de autoayuda, para tener un marco de comprensión y contención entre pares.

Fuente: Dra. Mabel Bello (Matrícula: 36.440.), Directora Médica de ALUBA (www.aluba.org.ar)y ABINT (Centros de atención integral de Anorexia Nerviosa y Bulimia).

 

{ Comments on this entry are closed }

Estadisticas

Productos Herbal Life en Peru .